¿ES EL FIN DEL DINERO BARATO?

 

 

Ahora será más complicado y caro acceder a la compra de inmuebles. Pero la vivienda es un producto de primera necesidad, y en Baleares el alquiler no es una alternativa. Las personas que precisen una vivienda para residir seguirán comprando, los inversores aún tienen margen de rentabilidad, y los que quieren cambiar de casa quizás se lo piensen un poco más, o hagan ofertas más agresivas. Pero lo que está claro es que las subidas de precio de los inmuebles que se vienen produciendo tendrán que parar en seco y los que publican a precios desorbitados tendrán que ajustarse a la realidad. Por su parte los bancos tendrán que reducir su diferencial, o beneficio, para compensar el aumento de los tipos de interés que se produzcan.  Esperemos que los políticos se den cuenta que subir el tipo de interés agravará más la situación.

¿Quieres vender tu casa?